martes, 15 de mayo de 2012

Vidalita de Mayte Martín & Juan Ramón Caro. Espacio de Documentación.


Estilo flamenco encuadrado dentro de los llamados cantes de ida y vuelta. La vidalita flamenca se encuentra emparentada con los tristes o estilos que se cantan a ambas orillas del bajo Paraná, y procede de una variante teatral acupletada recogida en España a principios del siglo XX, aflamencada por Escacena y Chacón mediante el desarrollo amilongado de una canción argentina en aire de habanera y con temática gaucha.


Como vidalita se grabaron dos tipos de cante. El primero, con insistente acompañamiento de tango lento (marcando el patrón de tanto o habanera en la guitarra. Este modelo lo grabaron Pastora o Vallejo.

Manuel Escacena, adaptando a lo flamenco una canción argentina que grabó en 1928 con la copla ‘En mi triste rancho’, adoptó una nueva modalidad, que intercala de continuo en la copla la palabra vidalita: ‘En mi triste rancho, vidalitá…’. 

Esta versión fué injertada luego por Pepe Marchena en la milonga flamenca, de la que viene a ser un subgénero. La vidalita se rige en todo por la forma que asume la milonga libre que Marchena sentencia. Mayte Martín ha hecho una versión inconmensurable de este cante flamenco porteño de gran belleza.

1. Vidalita.Mayte Martín (Cejilla al 6 en tono de Mim) Adaptación de Mayte Martín. Guitarra – Juan Ramón Caro
Ir a descargar

2. Vidalita.Mayte Martín (Al aire en tono de Mim)
Ir a descargar


3. Vidalita.Mayte Martín (Cejilla al 8 en tono de Mim)
Ir a descargar


Mi pena es más grande, vidalita
 

porque va por dentro
 
y en ella te canto, vidalita
 
el dolor que siento

 



Ya se secó el arbolito
 

donde cantaba el pavo real
 

ya se murió, mi china querida  

ya no la vuelvo a ver más  

ya se secó el arbolito  
donde cantaba el pavo real
  

Anoche mientras dormía
del cansancio fatigao
no sé que sueño dorao
cruzó por la mente mía
soñaba que te veía
y que me estabas mirando
y yo te estaba contando
mi vida triste, muy triste
y te desapareciste
 


al despertarme llorando

Ay! un cañaveral
ya no hay remedio
para mi mal


















No hay comentarios:

Publicar un comentario