lunes, 26 de marzo de 2012

La Soleá de Charamusco. Documentación.


José Loreto Romero, Charamusco, nació en Jerez en 1903 y murió en 1970.

Ha habido bastante polémica sobre la atribución de este estilo, aunque hoy en día se suele conocer como la soleá de Charamusco.

Parece ser que tanto Marchena como Mairena aprendieron esta soleá de José Loreto y Tío Parrilla en Jerez.

Antonio El Morao afirmó que José Loreto aprendió este cante del padre de Tío Parrilla, que era Juanichi El Manijero, quien a su vez lo aprendió de Frijones.

Sin embargo, los Soler señalan que el aire compartido por este estilo, Paquirri 4 y Triana anónimo 1 sugiere que los orígenes de esta soleá puedan ser anteriores a Frijones, y el cantaor y escritor Luis Caballero afirmó que un cantaor conocido como El Pancho cantaba un precedente de este estilo.

La filiación de este cante y hasta los personajes que presumiblemente lo hicieron posible han sido causa de no pocas polémicas que arrastran tras de sí un largo debate, al parecer todavía no cerrado para algunos aficionados.
Nosotros, sin ánimo de entrar en una polémica que consideramos absurda desde sus inicios, queremos exponer que las soleares que incluimos en la muestra como cantes de Charamusco responden a dos versiones: la de Pepe Marchena y las de Antonio Mairena. Fácilmente se aprecia que ambas versiones tienen un claro aire trianero.

Fue el cantaor y crítico de flamenco Luis Caballero quien nos informó que un precedente de esta soleá lo cantaba El Pancho. A Luis Caballero se la hemos oído con la letra “Pasé por Triana un día / y vi a la Torre del Oro / que campanas no tenía”. Tanto el primer tercio como la caída de esta soleá se mueve en patrones musicales muy característicos de otros estilos trianeros.

Esta soleá llega a Marchena y a Mairena desde Jerez; tanto Tío Parrilla como Charamusco se la enseñaron a ambos. Probablemente estos dos últimos la aprendieron en la Triana de los años cuarenta del pasado siglo XX de El Pancho o de algún otro. También hay testimonios que indican que este cante venía de Frijones. Como se observa, de seguir así, convergeríamos en reconocer la evidencia de que los progenitores de las incipientes músicas de nuestro arte están envueltos en muchas ocasiones en leyendas y misterios casi indescifrables. Quizá estos interrogantes de difícil solución sean un aliciente más que tiene este arte.

De todos modos entre ese ayer y este hoy se ha fraguado un estilo de soleá al que los artistas, estudiosos y aficionados han convenido en llamar como soleá de Charamusco. ¿Y por qué de Charamusco? ¿Por qué así lo quiso Mairena? Las razones pueden ser las mismas que nos hacen hablar de seguiriyas del Planeta, soleares de Silverio, del Mellizo, etc. Las dos versiones que nos han llegado difieren bastante, sobre todo por las concepciones tan diferentes que tenían de este cante Pepe Marchena y Antonio Mairena.

Introduzco aquí para su estudio tres apuestas estéticas con la soleá de Charamusco: la de Marchena, la de Morente y la de Mairena, colocadas en el orden de su aparición discográfica: Marchena en 1963, Morente en 1977 y Mairena en 1983 y, para los estudiantes de cante, una pequeña partitura para estudiar la melodía de voz de la variante de Marchena
 que es la más complicada de entender de oído pero preciosa por su forma ,cantidad de notas lanzadas en cada exhalación y ,a la vez, equilibrio
perfecto de los tercios .Un clásico. 


1 Pepe Marchena (1963). Con Paquito Simón a la guitarra. 

Sin cejilla por arriba (grabación original en-tonalidad de Mi).
Ir a descargar

Se observa que la conclusión es diferente que las de Morente y Mairena, que en las melodías de los tercios cuarto y séptimo se oye una floritura muy presente a lo largo de la discografía de este artista y, finalmente, aparece el "auy" característico de "Paquirri 4" al final del penúltimo verso.

 Con la cejilla al 7 por arriba (en la tonalidad de Si para estudio) Ir a descargar



La versión grabada por el cantaor de Marchena en su "Memorias Antológicas del Cante Flamenco por Pepe Marchena III" de 1963, tiene sus primeros tercios con un aire muy trianero. El resto del cante tiene rota toda la estructura musical propia de una soleá debido a los amaneramientos guturales tan característicos en este artista, que se preocupa más que en nada en dotar al cante de su sello particular.

Las tres letras que hace son “Reniego de los rosales” y “En la primera chocilla” y "Que lo lleven a la imprenta" diciendo antes de cantarlas: “Cante grande de Andujar: José Yllanda”. La primera de estas letras fue grabada por El Garrido en otro son distinto del que hace Marchena, el cual creemos que sí es de Yllanda.La melodía es de la soleá de Charamusco.

"Cante grande de Andújar, José Yllanda...

Reniego de los rosales
reniego de los rosales
no reniego de la rosa
no reniego de la rosa auy
que me regaló tu madre

reniego de las espinas
de las espinas reniego auy
pero no de los rosales


Y en la primera chosilla


Calidad del cante...
pa' los buenos aficionaos...Blas Palmas


Y en la primera chocilla
que pa' perendengue y el dengue auy
y mirasielo y barajilla
que pa' perendengue y el dengue auy
y mirasielo y barajilla


Que la lleven a la imprenta
que lo lleven a la imprenta
pa' que s'entere la gente
que lo que tú querer me cuesta eh
el querer de esta serrana eh
que lo lleven a la imprenta."


2 Enrique Morente con Pepe Habichuela ("Despegando"1977).

Sin cejilla por arriba (tonalidad de Mi)
Ir a descargar
Morente comentó en una ocasión que había aprendido esta soleá a través de Mairena:

 M.Curao: También alimentó el tema la polémica que se originó con la soleó de Charamusco del disco "El calor de mis recuerdos" de Antonio Mairena, que salió después de morir y que se presentó como un original rescate y sin embargo, se empezó a cuestionar la originalidad, que sino era de Charamusco, que si era de Frijones, un paralelismo con una de José Illanda, que si ya lo hizo Marchena, y Enrique Morente. ¿Qué versión tienes tú de esta historia?

Enrique Morente: Yo lo he dicho, y lo dije en aquel momento muchísimas veces, es una variante de un cante clásico de José Illanda, del cante mismo de Cobitos. En mi primer disco, mucho antes de eso, ya grabé dos o tres variantes de ese cante. O sea, que para mí no era nuevo ese cante, pero siempre dije que era una versión que había escuchado de Antonio Mairena, de una cinta que me había dado un amigo mío y de Antonio, más de Antonio tal vez, que era Juan Antonio Muñoz, un muchacho de Aranjuez, me dio una cinta con unos cuantos cantes, y me dice: "no se la des a nadie porque no quiero que la tenga nadie", y digo: "no, no, no te preocupes que no se la doy a nadie", pero me la di a mí mismo... Ese cante lo aprendí de Antonio Mairena y lo hice a mi manera, pero en este caso, queriéndolo hacer lo mejor posible y casi igual. 


Luego sale otra galaxia, porque si cantas de verdad, no estás pensando en imitar, estás pensando en sentir, y por supuesto cambio alguna letra y otras las dejo. En esta cinta, Mairena tarareaba tres o cuatros cantes, que eran tarareados, no cantados... Antonio Muñoz ha sacado una cosa de Antonio Mairena, y esos cantes no los ha puesto, esa cinta debería haberla puesto, porque ahí se vería la diferencia con la versión que yo hago, que ya quisiera yo que fueran igual... 

¿Qué es lo que tiene que hacer un joven cuando escucha a un maestro?, aprender,¿no?. ¿Cómo se puede acusar e intentar difamar a un joven que aprende de un maestro? ¿En qué quedamos, que hay que aprender de Antonio Mairena o que no hay que aprender, o tienen que aprender todo los demás y yo no?

En aquella época hablaban hasta en los congresos de flamenco sobre la soleá esta, que de todas formas es una soleá clásica, que la ha cantado Valderrama, Marchena, y muchísima gente, pero mi versión está inspirada en la versión de Antonio Mairena... Y no sólo ese cante, otras muchas más cosas, que no lo he dicho porque no se ha terciado, me vienen de Antonio Mairena...


Yo no he estado nunca en ninguna corriente de estas, si estás con Marchena estás en contra de Mairena, si estás con Mairena estás en contra de Caracol, si estás con Caracol estás en contra de otro... Eso a mí, desde siempre, me ha parecido vergonzoso. Y yo he estado de parte de todo el que ha sido artista, en la guitarra, y en el cante. Por eso he cantado con tantos guitarristas diferentes... Yo esas corríentillas de "ah, tú eres amigo de El Lebrijano, pues ahora estoy en contra de Camarón". El Lebríjano es una gran cantaor, afortunadamente todavía en plenitud de facultades... Esas corrientes a mí me han parecido cicateras y mezquinas."


Observar la fragmentación del primer verso, con la melodía manteniéndose arriba en el cuarto grado:


Tú vienes
tú vienes vendiendo flores
tú vienes vendiendo flores
ay las mías son ama rillas
las tu uyas de todos colores
ay las mías son ama rillas
las tu uyas de todos colores

Y hasta que la noche llegue
hasta que la noche llegue
yo he visto mañanas tristes
tener las tardes alegres
nadie hable mal del día
hasta que la noche llegue.


Se lo pío
Se lo pío a un undebel
yo se lo pío a un undebel
si es que me daba li cencia
pa' yo volverte a querer
si es que licencia me daba
pa' yo volverte a querer


A la verde oliva
y a la verde oliva
que me están dando
dobles fatigas
que me están dando
dobles fatigas...




3 Antonio Mairena (1983). Con Pedro Peña.
Cejilla en el siete por medio (tonalidad de La)
Ir a descargar
Parece ser que Mairena fue el último de los tres en grabar este estilo, aunque existe una grabación doméstica de 1976 en que canta este estilo (de la cual lo aprendería después Morente). En su disco de 1983 "El calor de mis recuerdos", Mairena grabó una ristra de estas soleás dentro de un contexto de bulería por soleá. El ejemplo a continuación es de cuatro versos, pero Mairena cantó estrofas de seis versos para la mayor parte de esta pista (la conclusión se repite con otro par de tercios distintos). La grabación se realizó sólo unos meses antes de la muerte del artista a los 73 años. Hay que señalar que en lugar de atribuir este cante a Charamusco, Mairena afirmó que su versión era una recreación.

Charamusco, Charamusco
cambiamos nuestros sombreros
tu sombrero estaba roto
y mi sombrero estaba nuevo
tu sombrero estaba roto
y mi sombrero estaba nuevo

Que tengo yo en mi memoria, primo
que, a mis años, recordar
a un gitano Charamusco
y cabarante posao real
¡Qué locura y que momento
y yo no lo pueo evitar!

Cuando yo a tí te he conosío, primo
y era bajo la madrugá
que yo me partí mi camisa
y él con muchas dotes cantar
y era por la frontera
y era por la madrugá.

Y como bendición de ahora
que yo no sabía adonde estaba,
metomé cuatro carretes
y del sentío prevaricaba,
y hasta que amanesió er día
y me fuí borracho a la cama.





 ole

No hay comentarios:

Publicar un comentario